MÁS ATAQUES A LA CREACIÓN Y LA CULTURA

Mientras siguen las dificultades para obtener gobierno, la sociedad española sigue sufriendo las medidas draconianas de Rajoy, quien, después de haber despreciado a toda la oposición, haberse creado enemigos a diestro y siniestro, se pasa el día añorando un “gobierno estable y sólido”, como si la mano férrea de su mayoría absoluta no hubiera sido “estable y sólida”. A veces, hemos de tener cuidado con las cosas que deseamos: ya tuvo España gobiernos sólidos en otras épocas que no aportaron justamente ni libertad ni paz ni justicia.
La última medida que me causa estupor e indignación es la aplicación de la Reforma de Pensiones que entró en vigor en 2013 y que prohibe compatibilizar la pensión con los derechos de autor.
Nuestro país sigue inmerso en una crisis económica que no sabe cómo resolver. Los últimos datos nos alertan de que España es el país de la UE donde más crece la desigualdad: 20 personas tienen la misma riqueza que el 30% de la población; una población que ve cómo disminuye su seguridad laboral y personal, su esperanza en el futuro, y su autonomía de proyecto de vida. Esta crisis económica tiene unas hondas raíces morales. La desigualdad no puede encogernos de hombros como si fuera parte inevitable del sistema. Mientras ello ocurre, seguimos descubriendo todos los días, uno tras otro sin parar, las estafas y la corrupción que han anidado en cualquier rincón de nuestro quehacer económico-administrativo.
Hay que cambiar la cultura y los modos, los valores sociales, las prioridades, el paradigma económico, y apostar firmemente por la creación y el conocimiento como bases sólidas de una sociedad que aspire a ser más solidaria, justa y cohesionada. Sin embargo, resulta difícil ser optimista cuandos se toman medidas legislativas que van en dirección contraria. Durante estos últimos años, hemos visto que los recortes más drásticos, los mayores desprecios, los impuestos más abusivos como el IVA cultural, se han dirigido de manera empecinada contra el colectivo de creadores y artistas culturales.
Ahora, llegan los efectos de esta una nueva medida: la incompatibilidad de la pensión con los derechos de autor. Resulta inconcebible que un autor, creador o científico no pueda seguir desarrollando su actividad intelectual y creativa en todo el periodo de su vida.
Las medidas aplicadas actualmente atentan contra los derechos individuales, así como contra la difusión de la Cultura y la Ciencia como bienes sociales de interés general. Además, vemos cómo se persigue, se fiscaliza, se multa y se acusa de estafadores a personas de la categoría de José Manuel Caballero Bonald, Antonio Gamoneda, Eduardo Mendoza o Javier Reverte por haber recibido premios tan prestigiosos como el Cervantes o cobrar los derechos de autor de sus extraordinarias obras y trabajos.

Cuando se le exige a un autor (cultural o científico) que, una vez jubilado, opte por su pensión (debidamente cotizada) o las prestaciones por conferencias, premios o derechos de autor de libros se está incurriendo en una clara injusticia legislativa. En primer lugar, los derechos de autor corresponden a obras realizadas con anterioridad a la edad de jubilación; en segundo lugar, a nadie se le devuelve sus cotizaciones para la prestación de la pensión, usurpando por tanto el Estado unas cotizaciones que pertenecen al autor; en tercer lugar, las actividades realizadas son perfectamente legales y están declaradas ante Hacienda pagando la correspondiente retención; en cuarto lugar, se merma la capacidad intelectual y creativa, anulando la dimensión individual más importante de la persona, sobre la que se ha acumulado los conocimientos y estudios de toda una vida, esquilmando al conjunto de la sociedad la posibilidad de seguir disfrutando del conocimiento y talento de personas sobradamente preparadas.
A lo mejor, el ciudadano piensa que esta “incompatibilidad” se da en cantidades elevadas como las que han cobrado algunos individuos con sus tarjetas black, sus comisiones o sus pensiones millonarias. Pero estamos hablando de que la incompatibilidad de cobrar una pensión e ingresar por una actividad creativa/cultural existe cuando se supera el salario mínimo interprofesional, es decir, 9000 euros anuales o 750 euros al mes, con la suma de los cursos, artículos, conferencias y derechos de autor que su obra le genera.
Una medida que sólo se nos ocurre aplicar en España, porque vamos “sobrados” de creación y talento, tanto que a los jóvenes excelentes los “exportamos” y a los jubilados prestigiosos “los silenciamos”
Cualquier jubilado tiene derecho a compatibilizar su pensión con los ahorros, los intereses bancarios, los alquileres de pisos, jugar en la bolsa, pertenecer a entidades económicas, y un largo etcétera. Pero no es compatible con escribir, enseñar, y divulgar conocimiento y creación.
Con estas medidas, a la sociedad se le mandan dos mensajes muy negativos: que las personas cuando adquiren la edad de jubilación no son útiles socialmente, y que la Cultura y la Ciencia no son fines en los que invertir individual y socialmente.
Sobre todo, se penaliza “la sabiduría”, esa virtud intelectual que debe ser útil a los demás y que se adquiere a través del conocimiento y la experiencia. ¿Para qué necesitamos “sabios” en España?

Publicado en ACTUALIDAD, Artículos 2016 | Deja un comentario

UN PARLAMENTO DIFERENTE, UNA LEGISLATURA IMPREVISIBLE

Estamos tan inmersos en la inmediatez que, a veces, no percibimos cómo cambian las situaciones sociales.
Y el momento político que vive España sólo es comparable a la transición española y los cambios reales y profundos que se produjeron en el sistema político, legislativo y cultural. Estamos además en los primeros pasos, pero todo es diferente e imprevisible.
Un nuevo parlamento presidido por alguien que no representa la mayoría electoral; una mayoría electoral que no puede formar gobierno; una mesa de Cortes extensamente plural; y una negociación realmente difícil que requiere paciencia y mucho diálogo. ¡Esto es política!
Eso sí, las cosas no son sencillas y no está escrito todavía que puede haber un gobierno en España o acabemos en elecciones de nuevo. Pero tampoco era previsible que en Cataluña se desatascara el tapón de Mas y, finalmente, se ha formado gobierno, con los retos que supone ese camino independentista. El independentismo ha crecido como la masa en el horno por la miopía política del PP, o su egoísmo electoral, puesto que ambos se retroalimentan a base de egos irreconciliables.
Si en España terminamos de nuevo en elecciones, significará que no ha habido suficiente inteligencia negociadora o quizás demasiados cálculos electorales encima de la mesa. Ahora bien, cualquier combinación tampoco será aceptada fácilmente.
Las lecturas y previsiones ya no son tan fáciles. Basta repasar lo ocurrido entre las elecciones catalanas y las generales para ver que la ciudadanía, pese a la aparente confusión, sí mantiene unos criterios:
– por ejemplo, Albert Rivera fue el ganador de las elecciones catalanas, situándose como una clara alternativa al PP, quien nunca se consolidó en Cataluña. Podríamos pensar que Rivera repetiría resultados en las generales, siendo la alternativa al PP, pero, en cambio “pinchó”, cuando mayoritariamente se predecía un ascenso imparable. Hizo una campaña patosa, con graves errores, y no consiguió desbancar al PP, que sigue representando a la derecha española “sin tintes de modernidad”.
– por el contrario, Podemos quedó claramente razagado en las catalanas, con una posición que no interesó al debate social. Las elecciones catalanas se convirtieron realmente en un enfrentamiento por la cuestión territorial: independencia, sí o no. Y no importó a nivel ciudadano los elementos sociales. En cambio, quienes pensaron que Podemos había tocado techo, fueron sorprendidos en las generales donde sí se le otorgó un gran espacio político.
¿Qué quiere ahora el pueblo español? Todas las formaciones políticas hacen sus lecturas, buscan sus espacios, y, por una parte intentan componer el parlamento, mientras que, por otra, siguen con el ojo puesto en las nuevas elecciones.
En mi opinión, sigo sin entender por qué Rajoy permanece atrincherado sin dejar paso en su formación a nuevos valores que refrescarían la imagen aunque no el discurso acartonado. ¿Acaso piensa hacer como Mas: resistir hasta el final para luego ceder en busca de un pacto con Ciudadanos ofreciendo su cabeza, o quizás se vea en una mejor posición si vuelve a las elecciones?
Albert Rivera navega intentando situarse como árbitro, pues ni siquiera puede hacer valer sus votos para otorgar gobierno a uno o a otro. Pero le resultará difícil encontrar un espacio para definirse, pues su defensa de “la gran coalición” dejando que el PP y Rajoy gobiernen, puede suponer su difuminación política.
A Podemos le pasa lo contrario. Todavía ven posibilidades de arrebatar más espacio al Psoe y convertirse en la primera oposición, por eso, siguen todavía más en campaña que con mentalidad de gobierno. Pero deberían medir también las consecuencias, porque en unas nuevas elecciones, nada les garantiza que puedan ser la primera fuerza, y si el PP aumenta, podríamos encontrarnos de nuevo en el punto de partida. Ser el partido de la oposición no significa gobernar ni cambiar las cosas.
Como anécdota, hay dos temas que me sorprenden en este escenario político:
– por una parte, los continuos enfrentamientos entre Rivera e Iglesias. Han pasado de una campaña electoral donde se echaban flores hablando de lo nuevo frente a lo viejo, de la necesidad de regeneración democrática, de una cultura diferente, y etc, etc, etc, y ahora nos demuestran que la política no es tan sencilla, y que no bastaba solamente con hablar de “regeneración y corrupción” para gobernar, sino que hay otras muchas cosas de fondo en las que ponerse de acuerdo, y a “los nuevos y jóvenes” se les ve bastante incapaces de momento. ¡Cuántas veces hemos oído esos reproches dirigidos al PP y al Psoe de que no podían estar continuamente discutiendo sino que había que dialogar! En fin, se hace camino al andar, como diría el poeta, y esto ya no es la mesa del bar del programa de Salvados.
– Y mi segunda sorpresa es Pedro Sánchez. No intento ser partidista; todo lo contrario. Pero me gusta más ahora que en campaña. Ha cambiado la insulsez por seguridad, la normalidad por coherencia, los slóganes por fortaleza; y demuestra unas espaldas anchas capaces de resistir una buena negociación sin perder los nervios. En fin, tiene buena escuela interna. Superar los obstáculos que el Psoe suele poner en el camino es un gran aprendizaje.

Publicado en ACTUALIDAD, Artículos 2016 | Deja un comentario

Sociedades con miedo

Dice Ulrich Beck que ha aparecido un sentimiento colectivo nuevo en nuestras sociedades: el miedo.
Vivimos en sociedades de riesgo, que supone una nueva forma cultural de sometimiento. Es el miedo a la pérdida, lo que nos hace vivir permanentemente con angustia, con desconfianza, con recelo hacia el otro.
Perder el trabajo, perder la casa, perder la estabilidad económica, perder la posibilidad de organizar el futuro, y ahora también perder la libertad en aras de la seguridad.
Como dice Beck, “a diferencia de todas las épocas anteriores, la sociedad del riesgo se caracteriza esencialmente por una carencia: la imposibilidad de prever externamente las situaciones de peligro”.
Efectivamente, cualquier situación de inestabilidad nos desestabilizar pero imposibilita cualquier predicción.
Muy lejos quedaron las intenciones de pensadores como Compte, Durkheim o el propio Marx de intentar predecir las debilidades sociales para buscar soluciones en aras de configurar una sociedad mejor.
Según los últimos indicadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la crisis económica ha producido un alarmante crecimiento de problemas de salud mental relacionados con depresiones, insomnios, esquizofrenias, angustias, etc, convirtiéndose en la causa más frecuente de enfermedad en Europa, por delante de enfermedades cardiovasculares y del cáncer. El 22% de la población padece episodios de ansiedad y depresión en algún momento de su vida, y entre el 70 y 80% de las personas que sufren algún trastorno mental, están en situación de desempleo.
Pero, ahora tenemos una nueva alarma, más preocupante, más incontrolada: el terrorismo.
Como apuntaba hace años Manuel Castells, en las actuales sociedades globalizadas, también se globaliza el crimen organizado en todas sus formas: trata de seres humanos, droga, extorsión, secuestros, es decir, el terrorismo en toda su extensión.
Aún estamos con las secuelas producidas por el atentado de París, cuando hoy nos despertamos con el secuestro de 170 personas en un hotel de Mali.
Y mañana no sabemos qué podrá ocurrir.
Ese terrorismo invisible, difícil de prevenir por más controles de seguridad que se pongan, por más muros y vallas que se levanten, por más policía que vigile nuestros movimientos, nos está empequeñeciendo en nuestras libertades.
¿Hasta dónde vamos a sacrificar nuestra libertad por mantener la seguridad?
Francia, el país de la Revolución Francesa, de la Ilustración de los derechos de “liberté, egalité y fraternité”, de la cuna de la civilización europea, mientras canta la Marsellesa como himno reivindicativo de libertad, impone las medidas más férreas de control, vigilancia y seguridad que nunca hayan existido ante el beneplácito de la ciudadanía francesa que siente MIEDO, mucho miedo, como todos los que tenemos algo que perder.
No es un debate fácil ni ligero ni que pueda resolverse de un plumazo. Es un debate lleno de matices y de responsabilidades. Y no se puede acusar a Hollande de medidas electoralistas. No es así de fácil.
Hemos construido sociedades complejas, tan complejas que hasta el miedo tiene diversos rostros.

Publicado en ACTUALIDAD, ARTICULOS, Artículos 2015 | Deja un comentario

Otro fracaso de Europa

Nadie dijo que el problema de los refugiados sirios fuera fácil. Pero que la incompetencia europea era tan elevada tampoco era previsible.
Los datos del conflicto son escalofriantes: cinco años de guerra, a la que no se ve el final y en la que Europa está ausente de una negociación política. Con una población total de 23 millones de personas, la guerra ha provocado más de 220 mil muertos y 11 millones de personas desplazadas.
Cada día, miles de personas, ¡¡MILES!!, siguen escapando de su país, un país destruido, donde lo han perdido todo, desde lo material a la dignidad o a los seres más queridos. Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, se calcula que para finales de este año 2015, podría haber 4.27 millones de refugiados.
Seguramente es el drama humanitario más grave al que Europa se enfrenta en este inicio de siglo. Y los altos mandatarios políticos todavía siguen haciendo cumbres internacionales, tomando con calma y paciencia la resolución del conflicto, negociando cifras en un juego del “ratón y el gato” para escurrir las responsabilidades sobre los derechos humanos, y, como medida estrella, cerrando las fronteras y elevando muros. Muros cada vez más altos para que la pobreza, las secuelas de la guerra, el hambre, la humillación, el desplazamiento, el miedo, … se queden fuera del conservadurismo europeo.
Turquía y Grecia son los tapones que deben retener en islas a los refugiados para que no lleguen al corazón de Europa. Y aún así, vemos las situaciones dramáticas todos los días. Se han convertido en algo tan cotidiano de nuestro paisanaje mediático que ya nos estamos vacunando ante el drama, como si formara parte de algo natural de nuestra sociedad.
Vemos a los mandatarios europeos reunidos, revoloteando, con palabras gangosas, generando al mismo tiempo miedo al otro, miedo a perder lo que tenemos, miedo a compartir, miedo al drama, miedo, miedo, miedo. Y detrás del miedo, siempre llega una xenofobia incontrolada que está siendo provocada por los mismos gobiernos que deberían fomentar los valores culturales de la Europa solidaria de los Derechos Humanos.
La mayor vergüenza de este conflicto la vi en dos imágenes:
– La manifestación en Grecia que ha venido a recordarnos que la situación económica-social griega sigue estando ahí y no se ha resuelto aún. Pero casi lo habíamos olvidado, porque lo que era un problema capaz de romper a Europa, quedó diluido de la agenda europea y de la preocupación de los políticos, en el momento que se aprisionó la voluntad popular, se humilló a la democracia griega, y el Eurogrupo volvió a controlar la situación económica.
El problema social griego no se ha resuelto, pero está amordazado.
Mientras los griegos hacen frente a sus propios problemas, abandonados por una Europa economicista, son los encargados de asumir el drama de los refugiados griegos junto a Turquía, bajo la atenta mirada de los países desarrollados, que temen ser contagiados por el deber moral de la solidaridad.

– La segunda imagen fue patética. Ha llevado el primer grupo de refugiados a España. ¡¡12 refugiados!!
De los miles que escapan diariamente de Siria, de los miles que se agolpan en los campamentos improvisados, de los miles que deambulan por las islas griegas, de los millones de desplazados por tierras turcas, España recibe con honores a 12.

Este grupo es una avanzadilla inicial. ¿Cómo llegarán a España: de 12 en doce?
Después de meses del mayor drama humano con el que se encuentra Europa, a puertas de la llegada del invierno, nuestra capacidad como país se mide con ínfimas muestras de cara a la galería.

Publicado en ACTUALIDAD, ARTICULOS, Artículos 2015 | Deja un comentario

poética de la desigualdadhttps://www.youtube.com/watch?v=cNMFXz85Kxk&feature=youtu.be

Publicado en LITERATURA, Poesías | Deja un comentario

¿Qué reflejan las encuestas?

Empieza ya el derroche de encuestas preelectorales para intentar comprender qué piensan los españoles y qué van a decidir.
Pero aún no sabemos bien cómo se configurará el nuevo gobierno. Ahora mismo, son varias las combinaciones que se pueden realizar y no hay nada escrito. Quizás esa sea alguna de las conclusiones que las encuestas reflejan:
1) No hay nada escrito. Todo está abierto. Las elecciones generales son ahora mismo una auténtica incógnita que obliga a sus líderes y a los partidos políticos a esforzarse al máximo en presencia y mensajes.

2) No habrá mayorías absolutas. Hemos cambiado de época. Los españoles ya no confían en gobiernos tan estables como apisonadoras de la vida democrática. Se apuesta por el diálogo, la negociación, y que el poder no recaiga en un único partido. Frente a la estabilidad, la negociación.

3) Además, el precedente se ha realizado en las recientes elecciones autonómicas y municipales. Donde ya se han establecido gobiernos de diferentes colores, con combinaciones mixtas. De momento, y pese a las dificultades o roces que ello genera, nada anormal ha ocurrido en la gestión municipal.

4) Hay necesidad de barrer la corrupción, que se identifica claramente con unos partidos más que con otros. Da la impresión de que el voto va dirigido a la honestidad y la limpieza, a recuperar la confianza, más que a la eficacia y la experiencia.

5) El otro día, un comentarista de radio destacó entre bromas que, por fin, Rajoy se había reunido con alguien de su generación, con Durán y Lleida. Y no es sólo una broma, es un profundo cambio sociológico en los partidos políticos españoles. Líderes nuevos y jóvenes frente a un presidente de la época antigua. ¿Quién tiene más posibilidades de extinción?

6) Hasta la configuración de los nuevos partidos en sus siglas responden a otra época. Ya no vemos siglas de partido como PP, PSOE, UpyD, …. sino que aparecen nombres colectivos identificando emotividad y sentimientos: Ciudadanos o Podemos. Es decir, la llamada a la colectividad social frente a la organización de partido.

7) ¿Quién gobernará? Pues las combinaciones son más de las que parecen. No habrá extraños compañeros como PP y PSOE juntos, porque es la única apuesta ilógica. Salvo esa, cualquier otra alianza puede ocurrir.

Publicado en ACTUALIDAD, ARTICULOS, Artículos 2015 | Deja un comentario

LA CRISIS DEL PP ABRE UN NUEVO TABLERO ELECTORAL

Una de las noticias más comentadas esta semana y en la que ha habido total coincidencia en los medios, da igual del sesgo político que representen, ha sido la crisis del PP.
Una “semana horribilis”, “las cuatro crisis del PP”, “la crisis de liderazgo”, “la ausencia de Rajoy”, algunos de los títulos que los periodistas han reseñado. Unos medios con mucha curiosidad y otros incluso con enfado por ver el desmembramiento del PP.
¿Circunstancial? Evidentemente no. Son muchos los signos de deterioro que se le acumulan al PP y que vienen arrastrándose desde hace tiempo con la pérdida de varias elecciones.
El primero de ellos es la falta de liderazgo de Rajoy, nunca ha sido un líder sólido, sólo las posibilidades de ganar del PP lo mantenían en su sitio. Pero, cuando hay muchas dificultades, se evidencia su debilidad, oculta siempre detrás de esos ambiguos silencios o sus grandilocuentes y vacías declaraciones, que evidencia simplismo y parálisis político.
Como ahora el PP está en horas bajas, los nervios afloran. La pérdida de poder institucional que se ha producido después de autonómicas y municipales es muy grave para la derecha española. Y, mucho más, cuando ya se consolida la alternativa. Una alternativa moderna, de buen verbo, con un líder joven y carismático, que se ha convertido en la sorpresa de todas las encuestas. Ciudadanos ha llegado para quedarse y para ser el recambio del PP, dejando a éste en un rincón del barómetro electoral.
El mayor problema de Ciudadanos está en la trastienda, en todos aquellos que se están subiendo al carro para ver “que hay de lo mío”, arribistas sin complejos que se cuelan en listas electorales, sobre todo, en los municipios donde es más difícil establecer el control.
De momento, el PP es una desbandada: ministros que ya anuncian que se van; líderes como Arantxa Quiroga que apuestan por una nueva forma de entender la derecha española quedan fuera de la formación; el fenómeno extremista de García Albiol no ha funcionado en Catalunya, y al propio Rajoy se le ha ido de las manos el cálculo electoral de “Catalunya versus España” para obtener votos, – ya son muchos los que ven la torpeza y miopía política del gobierno de España para resolver el conflicto -; voces de nuevos líderes que ven cómo se cae el partido por culpa de los grandes corruptos, que han sido los “compañeros” de la vida política de Rajoy, empezando por el mismo Rodrigo Rato.
Y lo único que ha intentado hacer Rajoy es “maquillar” los presupuestos de forma electoral, algo que ha alarmado a Bruselas, y que, no le va a permitir “tonterías florales” que pongan en más aprietos a Europa, que ya está con el agua al cuello.
Mientras tanto, la izquierda se debate nuevamente en cómo organizar sus listas electorales. Y, en mi opinión, tiene razón Alberto Garzón cuando habla del complejo de “la vida de Brian”, que es lo que le está ocurriendo a los partidos que se ubican más a la izquierda del PSOE, y que se confunden cuando pretenden arrebatar los votos de esta cantera, como intenta hacer Podemos, porque lo único que consiguen es, una vez más, dividir los votos.
De momento, el electorado ha situado a cada uno en su posición electoral. Así que, comienzan las apuestas para los pactos de un nuevo gobierno.

Publicado en ACTUALIDAD, ARTICULOS, Artículos 2015 | Deja un comentario

Merkel debe pedir ayuda

Esta semana han comparecido Merkel y Hollande, Alemania y Francia, las dos potencias históricamente confrontadas de la Unión Europea, para cerrar el paso a las voces xenófobas que claman contra la llegada de los refugiados sirios.

Una acción política loable y que corresponde al espíritu con el que se inició el proyecto europeo.

Pero, la salida de ambos equivale también a demostrar que estamos con el agua al cuello, que Siria es uno de los problemas más urgentes y dramáticos que tiene Europa encima de la mesa, que no ha estado preparada ante la llegada de los refugiados, ni mucho menos, ante la oleada de simpatía de gran parte de la ciudadanía, que sí ha reaccionado de forma positiva, frente a Gobiernos o políticos que, una vez más, sólo han sabido dar una respuesta xenófoba al drama humano. “Lo primero es garantizar la vida de los que huyen”. Así es, y como dice Enma Bonino, con su discurso directo, hay que combatir el populismo, la xenofobia y el racismo.

Pero Europa no sabe ir más allá. Porque no sabe qué hacer con el conflicto sirio, ni cómo actuar frente a una guerra que está desangrando al país, ni qué posición estratégica tomar ante EEUU y Rusia.

La reacción de Merkel y Hollande se produce cuando la bola de nieve se ha hecho tan gorda que está estallando en las fronteras europeas, cuando la propia Merkel tiene la mirada acusatoria en su parlamento alemán. Pero queda en el olvido el drama del cementerio mediterráneo, de las vallas de Melilla y Ceuta, del hambre y la pobreza, de cómo se desangra África, a la que seguimos dando un trato de delincuencia y no de humanidad.

Europa está incubando el mal de la xenofobia, el racismo y el populismo desde hace tiempo. No surge por el drama sirio, sino que la bacteria se ha estado inoculando ante nuestros ojos.

La crisis del euro ha hecho que media Europa, la del Norte, tenga una mala reputación de la otra media Europa, la del Sur. El trato que se ha dado a portugueses, españoles y, sobre todo, griegos, considerándolos unos perdedores, estafadores y vividores, que han malutilizado el dinero europeo ha calado en una Europa cada vez más fragmentada.

Dice, con acierto, José Ignacio Torreblanca, que Europa está ante la hora más difícil, pues se encuentra “expuesta a un muy peligroso entrecruzamiento de tres crisis que hasta ahora corrían en paralelo: la crisis de gobernanza del euro, con su clímax griego; la crisis de asilo y refugio, que amenaza con hacer saltar por los aires la libre circulación de personas; y la crisis en nuestra vecindad, que desde Ucrania a Libia pasando por Siria pone al desnudo la debilidad de la política exterior europea”. Efectivamente, sólo que las tormentas no se producen sin causas, y hace mucho tiempo que la ceguera europea o el mirar hacia otro lado han creado las condiciones para la tormenta perfecta.

Y si la credibilidad de Alemania, y Europa en el exterior, están en entredicho desde la crisis del 2008, ha venido la compañía alemana Volkswagen a ahondar más la autoestima europea.

“Los alemanes también engañan”, podría ser el título del culebrón de esta compañía. Hemos descubierto que el milagro alemán también es tramposo, que la mano dura e inflexible de la puritana Merkel también está sucia, que la estafa ha estado en el corazón europeo desde el Norte al Sur. No es consuelo de corruptos ver cómo los vecinos también mienten, pero nos hunde más en la desesperanza.

De momento, y antes de que se tomen medidas serias contra los directivos implicados (¿despidos, responsabilidades económicas, judiciales, …?), se pone en marcha un ajuste de duras consecuencias, tal y como se avisa a los trabajadores. Se utiliza de nuevo la máxima más injusta de la sociedad democrática occidental: “privatizar beneficios y socializar pérdidas”. Los primeros que se ajustarán el cinturón serán los trabajadores, y no sólo los alemanes, sino que las maltrechas espaldas de la mano de obra del Sur de Europa se verán también golpeadas.

Lo segundo, ha sido la respuesta de manual de Ángela Merkel: “¡silencio!”, porque la crítica y la denuncia perjudica la imagen exterior de Alemania. Hay que matar al mensajero, en vez de encerrar a los responsables.

La tormenta perfecta está adquiriendo dimensiones preocupantes y, desde el 2008, Europa está en caída libre.

Publicado en ACTUALIDAD, ARTICULOS, Artículos 2015 | Deja un comentario

El día después de las elecciones catalanas

Ya ha llegado el momento de las elecciones catalanas. Ya están aquí unas elecciones que se han reconvertido en un plebiscito sobre la independencia.

Apenas se ha hablado de qué proyecto social, educacional, sanitario, de infraestructuras, cultural, desigualdad y pobreza, salvo si independencia sí o no, que es realmente lo que está en juego. Estas elecciones se han convertido en el telonero del referéndum final.

Hemos llegado hasta aquí por el cúmulo de errores, incomprensiones, frustraciones, falta de sintonía, cabezonerías, escenografías, etc y etc. Siempre defendí en voz alta que el referéndum por la independencia debía haberse hecho hace años; haber realizado esa votación para saber qué querían los catalanes. Además, desde la seguridad de que el sentimiento independentista no había calado todavía en la sociedad catalana con la fuerza suficiente para correr el riesgo de la independencia.

Pero nunca se hizo. Imagino que por falta de valor y liderazgo de la política en su conjunto. Y así, hemos llegado a una inflamación social que supone una situación de no retorno y sin salida, a lo que la campaña ha contribuido todavía más a enfrentar posiciones. Hemos llegado aquí por incompetencia e ineficacia del propio Gobierno español, Rajoy se ha convertido en “el enemigo útil” que necesitaban los independentistas. La estrategia de mirar hacia otro lado, dejando que el problema catalán creciera, con el fin de contar votos en el resto del territorio español, pensando que a ambas formaciones les interesaba la confrontación, tiene ahora mismo unas consecuencias imperdonables.

Ahora mismo, somos “amigos/enemigos”, “independentistas/nacionales”, “catalanes/españoles”, y todo ello en una brutal confrontación desde Madrid/Barcelona para intentar convencer a los indecisos. Si hay independencia, habrá problemas con Europa, con las pensiones, con el déficit, con los bancos, con las empresas, …; y la respuesta por los independentistas es la contraria, con la independencia, Catalunya será el país de las mil maravillas.

Sigo pensando que, pese a las encuestas, no ganarán los independentistas, pero en estos momentos, mi opinión es más un deseo o una intuición que la seguridad sociológica de conocer qué pasa por los sentimientos de los catalanes, manipulados bajo la frustración, la confrontación y el odio.

De todas formas, da igual el resultado si Cataluña queda dividida en dos mitades como es previsible. Lo que parece seguro en estos momentos es que el parlamento catalán será irreconciliable, como lamentablemente lo será la sociedad catalana.

Las elecciones del domingo serán de infarto, y hasta el último momento, contaremos los diputados, pues hasta el último voto será definitivo para saber si nos embarcamos en el referéndum por la independencia o se aplaza lo que es una olla hirviendo.

En realidad, lo que será de infarto, gane quien gane, es el día después. Porque ahora mismo el choque de trenes ya se ha producido, las frustraciones y el daño social ya son irremediables, las soluciones políticas ya llegan tarde.

Publicado en ACTUALIDAD, ARTICULOS, Artículos 2015 | Deja un comentario

El drama de Siria golpea a Europa

La ciudadanía está impactada con las imágenes que nos llegan cada día de la huida de los refugiados sirios. El problema, lejos de solucionarse o encauzarse de forma ordenada, se desmadra cada vez más.

Un día vemos a Merkel que parece emocionarse ante el drama humano de los sirios y abrir las puertas de Alemania, al día siguiente vemos a Hungría comportarse de forma bárbara y salvaje, Austria los recibe entre aplausos para dejarlos pasar de largo, Grecia acumula problemas ante los que ella misma ya tiene frente a unas elecciones en las que la extrema derecha crece con fuerza, y Croacia abre sus puertas como nueva vía de entrada ante las concertinas húngaras para en tan sólo dos días cerrarla de nuevo ante el enorme aluvión de refugiados que cada día se multiplican.

En España todavía está nuestro Gobierno de reuniones para saber si podemos acoger en nuestros 500.000 km2 a unos 15.000 refugiados. Pero de momento aún no haremos nada hasta dentro de un par de semanas, y así vamos escurriendo el bulto. Eso sí, hemos asistido a declaraciones desconcertantes y contradictorias por parte de los ministros del Gobierno Rajoy.

Pero el drama sirio no cesa y Europa sigue bloqueada. Es un problema realmente complejo, con muchas aristas y que dividirá a una ciudadanía europea entre la solidaridad y el miedo egoísta a compartir lo que tenemos. Ya lo vemos en Grecia con el ascenso de Nueva Democracia o en Alemania con la inminente dimisión del responsable de inmigración y el enfado alemán con su cancillera Ángela Merkel por las muestras y sonrisas de solidaridad que les está acarreando tantos problemas.

Hace una semana, la mayoría de medios de comunicación se felicitaba por la solidaridad mostrada inicialmente por Europa, pero a medida que pasa cada día nos vamos encogiendo sin saber qué hacer ni cómo va a terminar esto.

En primer lugar, porque nadie parece tener un plan, ni siquiera Ángela Merkel que es lo que ahora mismo le echan en cara en la prensa alemana recogiendo el enfado de los alemanes.

En segundo lugar, porque ahora se empieza a revisar pasaportes para saber quién es sirio o no. Ante una avalancha humana como la que se está viviendo, muchos intentan llegar “a la tierra prometida” aunque no sean sirios. ¿Acaso eso es un crimen? ¿O es sencillamente la realidad de un mundo lleno de agujeros? Recogemos refugiados sirios porque viven una dramática situación de guerra, pero hay otros muchos que también quieren huir desesperados por la falta de esperanza y oportunidades en sus propios países.

En tercer lugar, Europa no habla del origen del problema, de la guerra civil siria, porque no sabe qué decir. Siria se ha convertido en una partida de ajedrez entre EEUU y Rusia, pero Europa parece que no sabe qué decir al respecto.

En absoluto pretendo simplificar un problema así, pero la desesperanza está en comprobar que, una y otra vez, se repite la inexistencia de un plan europeo, la ineficacia para abordar problemas, el desconcierto permanente, el anquilosamiento de una maquinaria cada vez más oxidada, la falta de criterio o coherencia en una línea política de actuación de una Europa que ha perdido la posición de liderazgo político en el mundo.

Publicado en ACTUALIDAD, ARTICULOS, Artículos 2015 | Deja un comentario